En Inglés

Bienvenido

A menudo nos cuidamos nuestras dolencias físicas: dolores de cabeza, nutrición, presión arterial, etc. No somos tan buenos para atender nuestras necesidades de salud mental. Los estresores cotidianos, como el trabajo y la familia, así como las preocupaciones más serias como ansiedad, depresión y trauma, tienen un efecto acumulativo en nuestro bienestar físico y mental. Lidiar con estos problemas de manera proactiva puede tener efectos positivos duraderos en su vida y en las vidas de quienes le rodean.